Hay muchas enfermedades directamente relacionadas con la alimentación: valores altos de colesterol, de tensión arterial, de triglicéridos, diabetes, hernia de hiato, gastritis, enfermedades intestinales, alergias e intolerancias…

En la mayoría de los casos, se pueden mejorar muchísimo los síntomas y los valores a través de una alimentación adaptada a cada una de ellas. Está en tu mano el poder sentirte mejor y conseguir un buen estado de salud. Con la ayuda de un dietista-nutricionista lo puedes conseguir.

Start typing and press Enter to search